Cirugía convencional vs.
Mínimamente invasiva

Operaciones de tiroides sin cicatriz (TOETVA)

Operación de tiroides

Glándulas suprarrenales

Glándulas paratiroides

Reintervenciones bocio

Reintervenciones cáncer

Biopsia ganglionar

Evaluación preoperatoria

ARM – Ablación por Radiofrecuencia

Operaciones más frecuentes

Tecnología avanzada

Cirugía convencional vs. Mínimamente invasiva

CIRUGÍA CONVENCIONAL

En la cirugía convencional se practica una incisión en el centro del cuello para acceder a la tiroides.

Consiste en un abordaje directo a través del cuello, efectivo y seguro para el manejo quirúrgico, pero deja una cicatriz perceptible. En los últimos años hemos conseguido redicir considerablemente el tamaño de la cicatriz.

CIRUGÍA MÍNIMAMENTE INVASIVA (CMI)

Por otra parte, cuando hacemos referencia a la cirugía mínimamente invasiva nos referimos a aquella en la que la agresión quirúrgica es limitada y tiene resultados estéticos y de comodidad postoperatoria superiores a los de una operación convencional.

Varios criterios definen la cirugía mínimamente invasiva. El más evidente es el tamaño de la cicatriz, inferior a 3 cm. También hablamos de cirugía mínimamente invasiva al hacer referencia a las técnicas que hacen posible esos resultados, como las técnicas videoasistidas, endoscópicas etc.

En definitiva, la CMI ha sido posible gracias a la innovación, al desarrollo de nuevos instrumentos que permiten realizar las operaciones en espacios más limitados.

Operaciones de tiroides sin cicatriz

Tiroidectomía Endoscópica por vía Transoral (TOETVA)

Esta forma de abordaje puede convertirse en la elección para los pacientes que reúnen las condiciones idóneas. La inexistencia de cicatriz en el cuello y la rapidez de recuperación son los elementos que guían la elección.

Habiendo operado más de 30 casos en España y Suiza en los últimos dos años, son cada vez más evidentes las ventajas del abordaje transoral.

De un lado, mantenemos la seguridad y resultados de las técnicas clásicas. Y, de otro, se aportan mejores condiciones postoperatorias físicas y psicológicas desde el punto de vista del paciente.

La preocupación por las cicatrices en un lugar tan visible como el cuello ha motivado la exploración de otras vías de abordaje. Así, ya en el año 2016 hicimos las primeras cirugías por vía axilar en España. Actualmente sin embargo he abandonado esa vía de abordaje al tiroides en favor de la cirugía transoral, que considero más segura y eficaz.

En junio del 2017 viajé a Bangkok (Tailandia) para formarme con el Dr. Angkoon Anuwong, pionero en el abordaje endoscópico transoral que cuenta ya con más de 900 casos tratados. Mi primer caso en España fué en en noviembre del 2017.

En 2018 y 2019 he sido invitado a participar como speaker  en las International Thyroid NOTES Conference de Bangkok para aportar los resultados de mi experiencia con la TOETVA.

Operaciones de tiroides

OPERACIÓN

En la cirugía de tiroides, la zona operada es la región cervical, la parte anterior del cuello. La operación de la tiroides en necesaria en caso de:

Cuando se realiza una intervención sobre el tiroides siempre es para extirpar una parte o la totalidad de la glándula. La elección del cirujano del un tipo de intervención  depende de la enfermedad.

El hematoma o la infección de la herida en esta cirugía es poco frecuente, aunque como en cualquier operación podría producirse.

CIRUGÍA E INCISIÓN

El tamaño de la incisión varía en función del tamaño y la consistencia de la lesión tiroidea. En general, con técnicas de Cirugía Mínimamente Invasiva, la incisión final tendrá entre 2 y 3 centímetros.

La localización se decide en función de las características anatómicas del cuello, que pueden variar de un paciente a otro. Para mejorar el resultado estético final, siempre que es posible se aprovecha un pliegue o arruga.

Cuando ponemos puntos, se retiran a las 24 horas de la cirugía.

Glándulas suprarrenales

Las glándulas suprarrenales tienen forma triangular y están situadas en la parte superior de ambos riñones. La principal razón de su extirpación es por el exceso de hormonas producidas por un tumor en alguna de ellas.

TRATAMIENTO

Cirugía Mínimamente Invasiva – Tratamiento estándar

Actualmente, el tratamiento estándar es la suprarrenalectomía por laparoscopia. Consiste en realizar orificios milimétricos en el abdomen para introducir una cámara y los instrumentos pertinentes. De esta manera, se procede a extraer la glándula con el tumor.

Ventajas de este tratamiento

  • Poco doloroso
  • Rápida recuperación
  • Pocas complicaciones
  • Cicatrices muy reducidas

Cirugía convencional

Puede ser necesario recurrir a la cirugía convencional según el tamaño. En ese caso la laparotomía implica una incisión en el abdomen.

Sin embargo, la experiencia adquirida ha permitido realizar el abordaje laparoscópico en lesiones de hasta 10 cm.

La laparotomía es de elección también ante la sospecha de un Carcinoma suprarrenal.

Glándulas Paratiroides

Las glándulas paratiroides son unas glándulas de reducido  tamaño del sistema endocrino, miden de 4 a 5 mm, y se encuentran en el cuello, detrás de la glándula tiroidea.

Habitualmente son 4 glándulas, aunque en una pequeña parte de la población, un 5%, puede aparecer alguna más.

En el 90 % de los casos sólo una glándula es responsable de la enfermedad.

Controlan el nivel de calcio en la sangre.

El exceso de actividad de una o más glándulas – ademona o hiperplasia – produce demasiada hormona paratiroidea. Como resultado, se desequilibra el nivel de calcio y origina el hiperparatiroidismo.

TRATAMIENTO

Es necesaria la intervención quirúrgica y habitualmente la realizo con un abordaje mínimamente invasivo.

En ocasiones el adenoma paratiroideo se sitúa en localizaciones poco frecuentes, como el tórax e incluso la ventana aortopulmonar, siendo de difícil acceso por el cuello. Clásicamente, estos casos son causa de persistencia o recidiva de la enfermedad y reuqerirán abordajes quirúrgicos más agresivos, como la esternotomía o la teracotomía.

En estos casos, la solución del problema viene dada por el uso de técnicas endoscópicas mínimamente invasivas como el abordaje intercostal o IVAMS (Intercostal Video- Assisted Mediastinal Surgery) para ectopias paratiroideas en el mediastino o la cirugía torácica videoasistida (VATS).

El IVAMS es una innovación en el campo de la cirugía, un abordaje quirúrgico de diseño propio, mínimamente invasivo y con buenos resultados. En la línea que practico de cirugía mínimamente invasiva, representa un tratamiento menos agresivo para el paciente.

Publiqué esta nueva vía de abordaje en 2007, en “Surgery” (Sept. 2007, Vol 142, Nº3), revista especializada de renombre internacional, y ha sido presentada en congresos americanos.

El vídeo descriptivo de la técnica quirúrgica IVAMS fue premiado por WebSurg (finalista entre los 30 mejores del mundo en Cirugía Mínimamente Invasiva).

Reintervenciones bocio

En las reintervenciones hay más posibilidades de complicaciones que en la primera intervención ya que, supone un fallo de la primera operación.

Las reintervenciones de bocio nodular y multinodular son de las más comunes. Y los principales factores de riesgo son: la juventud, la experiencia del cirujano y la técnica quirúrgica.

OPERACIÓN

Por ello, muchas veces se recomienda realizar una tiroidectomía total desde el primer momento, menos cuando hay un riesgo de dañar el nervio laríngeo recurrente o las paratiroides con la disección. En este caso, se haría una tiroidectomía subtotal.

Reintervenciones cáncer

Actualmente han surgido técnicas que reducen el riesgo de una reintervención. Pero todavía se dan efectos de cirugías como las reintervenciones quirúrgicas en el tratamiento de cánceres, sobretodo en

  • Cánceres de mayor riesgo.
  • Complicaciones postoperatorias como el hipoparatiroidismo.
  • Lesión al nervio laríngeo recurrente.

Esto es debido muchas veces a que el cáncer de tiroides es de crecimiento lento y en la primera intervención el tumor no es suficientemente visible.

Biopsia ganglionar

El cancer papilar de tiroides disemina con frecuencia a los ganglios del cuello.

Entre las pruebas diagnósticas existentes, la ecografía ha demostrado gran capacidad para identificar ganglios metastásicos y realizar la PAAF. Aún así, excepcionalmente puede ser necesario recurrir a la biopsia ganglionar. 

Se realiza una mínima incisión y se extrae el ganglio sospechoso para su estudio histiológico. Es una prueba que se puede realizar sin ingreso, ambulatoriamente.

Evaluación preoperatoria

Antes de una operación se realizará el preoperatorio básico con las pruebas para asegurar que el paciente está preparado para la cirugía:

  • Electrocardiograma (EKG)
  • Radiografía de tórax
  • Analítica de coagulación

Además, dependiendo del paciente y si hubiera otras enfermedades, se puede pedir que se hagan otros exámenes específicos.

ARM - Ablación por Radiofrecuencia

La Ablación por Radiofrecuencia (ARM) es una técnica utilizada para tratar los nódulos tiroideos de manera no invasiva.

PROCEDIMIENTO

Se realiza mediante anestesia local, siendo la recuperación más rápida y sin dejar cicatrices.

De esta manera, se inserta un electrodo, bajo control ecográfico, que emite una energía eléctrica que elimina las células tumorales.

El proceso se aplica hasta conseguir la total reducción y reabsorción del nódulo tiroideo benigno.

Es necesario seleccionarlos casos individualmente para asegurar la idoneidad del tratamiento.

HIFU

El HIFU, es un tratamiento que se realiza mediante una técnica no invasiva.

PROCEDIMIENTO

Esta técnica consiste en la muerte celular del tumor elevando la temperatura. Para ello, se utiliza la focalización de la energía de un haz de ultrasonido de alta frecuencia en una zona concreta.

De esta manera, no es necesaria la realización de intervenciones quirúrgicas ni la inserción de sondas en el tejido.

Tecnología avanzada

Mi compromiso con la innovación se extiende a la utilización de materiales, instrumentos e instalaciones que ofrecen la mejor calidad. Una experiencia directa de más de 20 años en la especialidad y la ejecución de más de 4000 intervenciones avalan las elecciones.

Practico la Cirugía como forma efectiva de respuesta a diversas situaciones de enfermedad, acompañada desde siempre con atención a los elementos que harán de ella un proceso, además de resolutivo, lo menos disruptivo posible para la persona afectada. Buscamos que antes, durante y tras la operación, los recursos utilizados ayuden a la recuperación y mejora de la salud del paciente.

La dedicación, experiencia y habilidad del cirujano son la base de las elecciones que aportarán mayor fiabilidad en la ejecución y reducción de riesgos.

Operaciones más frecuentes

Las operaciones de tiroides en general consisten en extirpar parcial o totalmente la glándula. De esta manera, existen varios tipos de operaciones, en cuanto a las más frecuentes:

  • Hemitiroidectomía o lobectomía: extirpación de uno de los lóbulos tiroideos, generalmente se incluye el istmo
  • Tiroidectomía total: extirpación de toda la glándula tiroidea
  • Tiroidectomía subtotal: extirpación de la glándula tiroidea bilateralmente, dejando unos restos a cada lado. Actualmente tiene pocas indicaciones.