El Dr. Pablo Moreno me operó hace tres años (tenía 48 años) de múltiples nódulos en ambos lóbulos tiroideos en mayo-2007. Un lóbulo medía 4,5 cm y el otro 3,8 cm. Con estas dimensiones me salía de los cánones de la cirugía minimamente invasiva. Aunque no soy especialmente presumida, me horrorizaba tener una cicatriz de lado a lado del cuello. Por otra parte en mi trabajo la voz es importante y conocía el riesgo de afonía que puede conllevar esta operación. Había renunciado a la intervención por la SS y había visitado a otro cirujano privado, pero no me mereció confianza. Ni era capaz de afrontar el quirófano, ni de dejarlo pasar, porque mi tiroides continuaba creciendo y en mi familia hay antecedentes de cáncer de tiroides. Como no era capaz de dormir, una noche ví la página web del Dr. Pablo Moreno y al día siguiente contacté con él. Vivo en Cáceres, pero decidí visitarle en Barcelona. La consulta me tranquilizó y tuve la confianza suficiente para aceptar que me operara en 13 y martes. (luego hubo problemas para conseguir quirófano y se trasladó al 20 martes). Salí del quirófano a las 10 de la noche. Tuve algo de dolor 5 minutos. Enseguida me pusieron analgésicos y se me pasó. Un rato después me dieron un ansiolítico y dormí bien. Al día siguiente por la mañana estuve un poco mareada, pero por la tarde me encontraba perfectamente. Al otro día me dieron el alta y fuimos a un hotel cerca de las Ramblas a dejar las maletas. A continuación nos tomamos unos pintxos en un bar cercano, y por la noche fuimos al cine. El lunes siguiente fui al gimnasio. Peso lo mismo que antes de la intervención. Ese verano llevé la misma ropa de siempre, con mucho protector solar en el cuello. La cicatriz mide unos 4,5 cm, pero nadie se fija en ella, y tengo que estirar el cuello para poderla apreciar.

Localidad: Cáceres

Intervenido de: Tiroidectomía total bilateral

año de intervención: 2007

Edad: 48